¿Somos lo que comemos?

¿Cuántas veces hemos oído esta expresión? Y, lo cierto es que cada vez cuidamos más lo que comemos. Sabemos que hay ciertos hábitos alimenticios, ciertas bebidas azucaradas y comidas, que no nos benefician, que conviene no comer mucho más que una vez al mes. Y es que, teniendo agua ¿por qué vamos a beber otras bebidas azucaradas, sobre todo si no vamos a hacer deporte?

Pues bien, la realidad es que todas estas recomendaciones las han hecho y las siguen haciéndolo,  nutricionistas, médicos y dietistas. Y, desde luego, yo estoy de acuerdo con estas opiniones.

dav
Los Camachos

Pero intentemos ir un poco más allá. Nosotros ya no solo cuidamos la cantidad de comida rápida que ingerimos, hemos intentado avanzar demandando a las cadenas de supermercados CALIDAD. Cada vez vemos más cartelitos que anuncian; “pollo campero”, “huevos ecológicos”,… y también cada vez valoramos más los certificados de calidad como, por ejemplo, los de Denominación de Origen Protegido (DOP) o la Indicación Geográfica Protegida (IGP). Todo esto es, ni más ni menos, que el reconocimiento del trabajo de agricultores, ganaderos y empresas que son capaces de cumplir los parámetros necesarios para obtenerlas. Pese a ello, y como ya he dicho, voy a intentar mirar un poco más allá.

Doc1-3
Anievas

Es evidente que nos interesa saber más sobre lo que comemos, nosotros y todos los nuestros. Podríamos hacer una reflexión: ¿son lo mismo los productos obtenidos de un animal que ha estado toda su vida en una explotación que el de otro animal que ha pasado su vida libre por el campo?

IMG_20180224_175033
Valle de los Algarrobos

Mi opinión es que no, de lo contrario no promovería este blog sobre Ganadería Extensiva. Creo no estar equivocado si afirmo que,  la vida productiva de un animal de una ganadería de intensivo es, valga la redundancia, más intensa que el de uno en extensivo; y no estoy hablando de intensidad en el sentido de vivencias.

Y también es cierto que hay granjas de extensivo que consiguen unos rendimientos productivos similares, cuando no iguales (suele depender de la producción de la que se trate) que granjas de intensivo.

Yo propongo que empecemos a fijarnos más, no sólo en el qué comemos, sino también de dónde sale lo que comemos. Ya hay productos de extensivo en los mercados de alimentación y cada vez son más las granjas de extensivo con páginas web que nos ofrecen detallada información.

15826099_1528542197175206_7455994485886527601_n.jpg
Lousada
Anuncios

¿Ganadería extensiva sinónimo de calidad?

Es fácil dar una respuesta rápida a esta pregunta. Sólo con fijarnos en la producción del jamón ibérico de bellota ya tendríamos la respuesta. Uno de los alimentos más representativos de España, quizás junto con el aceite de oliva, el más representativo, es producto procedente de un animal criado fundamentalmente en extensivo en las dehesas, alimentado de las bellotas de los encinares, plantas, hierbas y flores que se encuentran en la superficie y que tiene a su libre disposición. El cerdo ibérico de bellota, etiqueta negra, tan sólo vive de lo que encuentra en la dehesa, no recibe piensos de engorde ni ningún otro tipo de suplemento alimenticio.

IMG_20180426_134447

Se podría pensar que este es un caso aislado o que esta raza es una excepción. Nada más lejos de la realidad. Existen muchos otros productos procedentes de la ganadería extensiva cuyos nombres hacen que, en nuestras cabezas, resuene la palabra CALIDAD. Son casos como el queso Cabrales, la carne de buey, … Muchos de estos productos tienen un origen muy lejano o, por principio, opuesto al de una nave industrial en la que se engordan los animales.

 

La pregunta obligada ante esto es ¿por qué se dice que estos productos tienen una mayor calidad? Y la respuesta: se piensa que las características organolépticas, asociadas al sabor, las adquieren a través de la alimentación en extensivo, de esos productos que no sufren ningún tipo de tratamiento térmico o mecánico. Son alimentos que tan solo proceden de la naturaleza. Esto supone que los animales que viven con este sistema de alimentación, necesitarán más tiempo para alcanzar los mismos rendimientos que aquellos que viven en cebaderos pero, a cambio, el producto resultante tendrá una evidente mayor calidad.

Por otro lado, la calidad de estos alimentos no sólo radica en la alimentación que reciben estos animales, aunque sea el principal argumento. Es evidente que también está asociado al bienestar del animal: se encuentran en libertad o semilibertad en grandes extensiones de terreno, pueden desarrollar su comportamiento fisiológico y, por supuesto, carecen del estrés asociado a la intensificación de la ganadería y a la maquinización de los animales.

La realidad es que aumenta la demanda de estos productos por parte de un consumidor cada vez más exigente, que se tiende a fijar atentamente en la procedencia de ese alimento.

Nuestras razas

En la primera entrada de este blog se presentó a la ganadería extensiva como una importante forma de mantener las razas propias de nuestro país. Quizás el ejemplo más simple de ello es el caso del cerdo ibérico, pero no es, ni mucho menos, el único. En las diferentes regiones de la península se han desarrollado, a lo largo de los años, muchas razas de las distintas especies domésticas que existen. En la actualidad, se considera que en España hay en torno a unas 150 razas autóctonas, de las cuales más de 100 se encuentran en peligro de extinción. Y el principal motivo por el cual tantas razas están en peligro de extinción es que no son tan competitivas como algunas razas foráneas.

img-caballos1.jpg

No obstante, desde hace unos años, se han formado asociaciones de criadores de las razas autóctonas que han desarrollado programas de selección y/o conservación para asegurar el mantenimiento de éstas y su no desaparición, así como para potenciar aquellos aspectos que las permitan ser más productivas y estar en igualdad de condiciones, o casi, con algunas de las razas extranjeras. Algunas de las razas autóctonas han conseguido ser más competitivas, en gran medida gracias a la mejora de la selección genética, las técnicas de manejo, etc. Podemos destacar: en vacas la Rubia Gallega, Lidia o la Asturiana de los Valles; en caballo el Pura Raza Español (PRE); entre las razas caprinas las Florida Sevillana, Serrana, Malagueña y Murciano-Granadina; en ovino la Merina, Rasa Aragonesa, Castellana o Manchega,…

IMG-20171106-WA0010
Pasto Ovium

Y la pregunta es ¿qué papel juega en este tema la ganadería extensiva? La realidad es que este sistema de explotación está muy unido a las razas autóctonas ya que, en la mayoría de los casos, son las empleadas en extensivo. Estas razas son las más adaptadas a los factores climáticos y la orografía de los distintos ecosistemas de la península y por tanto son las que mejores rendimientos van a dar en un medio que sea de libertad o semilibertad como es el extensivo. Así, tomando como ejemplo la especie vacuna y ordenándola por zonas geográficas, podemos encontrarnos con:

  •  Norte: Albera, Rubia Gallega, Morenas del Noroeste (Cachena, Frieresa, Vianesa, Limiá),  Monchina, Asturiana de los Valles y de la Montaña, Tudanca, Pasiega, Pirenaica, Parda de Montaña, Bruna de los Pirineos, Terreña.
  • Centro: Alistano-Sanabresa, Morucha, Avileña Negra Ibérica, Sayaguesa, Retinta, Serrana Negra, Avileña Bociblanca y Lidia, Murciano-Levantina.
  • Sur: Lidia, Berrenda en Colorado, Cárdena andaluza Berrenda en Negro, Blanca Cacereña, Retinta, Marismeña, Negra Andaluza, Pajuna…
  • Islas: Canaria, Palmera, Mallorquina, Menorquina.

¿Ganadería extensiva STOP incendios?

La ganadería extensiva ha sido presentada como una posible medida para disminuir la aparición de incendios. En los últimos años, hemos podido ver como se presentaba esta medida como si fuera algo innovador, e incluso mágico pero la realidad es que esta actividad se lleva realizando desde hace muchos años. Es más, se podría decir que existe desde el inicio de la domesticación. Cierto es que en este mundo globalizado en el que vivimos, la contaminación, la acumulación de basura en los montes, y de escasa limpieza, el incremento de la ganadería intensiva, el abandono de pastos y pastizales con la consiguiente conversión en matorrales,… han supuesto que en el último año se hayan provocado más de 5000 incendios, según los datos del MAPAMA,  habiéndose quemado más de 24500 ha de bosques y arbolados.

Y lo peor es que muchos de estos incendios podrían no haber existido con un mayor cuidado de los bosques y de los montes. En este punto es en el que  la ganadería en extensivo puede jugar un papel crucial. Estas ganaderías son beneficiosas para el medio ambiente, con independencia de la especie de la que hablemos. Y cada una va a poder jugar un papel distinto.

Vacas y ovejas van a mantener los pastos, prados y pastizales de alta montaña asegurando la conservación de un ecosistema cada vez más abandonado y que sin este cuidado puede convertirse en zona de zarzas, matorrales y arbustos que en época de sequia son caldo de cultivo para incendios.

Los caballos son animales que también van a ser crucial en la prevención de los incendios por ser una de las dos especies de ramoneadores, capaces de ingerir matojos y arbustos, como el tojo o las zarzas, entre otros,

Por último, la cabra, especie ramoneadora por excelencia, lo que la convierte en la principal fuente para la prevención de incendios gracias a sus aptitudes para moverse por bosques y montes con gran facilidad. Es un animal que se encuentra muy adaptado a esos hábitats. Y es capaz de desbrozar matorrales compuestos por  zarzas, brezos,retamas, etc.

Además los animales de las ganaderías en extensivo suelen ser razas autóctonas lo que asegura una máxima adaptación al clima, y el medio donde habitan asegurando una buena calidad de vida y bienestar de estos animales que se encontrarían libres en su medio.

La ganadería extensiva

Ganadería extensiva

Este blog está dedicado a la promoción de la ganadería extensiva. Un tipo de ganadería que, muchas veces, queda  a la sombra de la intensiva por no alcanzar los mismos rendimientos cárnicos o productivos.

Creemos que la ganadería no es sólo la cantidad de producto obtenido, sino otros aspectos más importantes como:

  • El bienestar de los animales que se crían en libertad, en los múltiples prados, pastos y pastizales de nuestro país, alcanzando las pautas de comportamiento propias de su especie sin alteraciones producidas por la intervención humana.
  • La calidad del producto que llega al consumidor, producto que fundamentalmente ha ingerido alimentos naturales, obtenidos directamente del campo sin haber sido manipulados con tratamientos de modificación o enriquecimiento.
  • Los beneficios que revierte la ganadería en extensivo a los distintos ecosistemas como la dehesa, el ecosistema de montaña o las reservas naturales.
  • Una vía para promocionar e impulsar la alimentación ecológica que cada vez cobra más importancia e interés tanto humanos como en animales.
  • El mantenimiento y limpieza de montes y bosques, a través del pastoreo, que constituye un elemento fundamental para la prevención y lucha frente a  incendios.

IMG_20180426_114952

A través de las distintas entradas que iremos realizando en este blog pretendemos informar, concienciar y promover sobre la importancia y trascendencia que tiene y tendrá la ganadería extensiva en nuestra sociedad. Hemos de ser conscientes de que el futuro de nuestro planeta pasa por la conservación de la naturaleza, los ecosistemas, y las especies que en ellos se encuentran. La ganadería extensiva contribuye de forma directa al mantenimiento de todos estos fines.

En busca de mostrar la información más veraz posible, estamos contactando con diferentes granjas de extensivo de distintas especies para incorporar sus métodos de trabajo, sistemas de manejo, comercialización de sus productos… También pretendemos ser una plataforma a través de la cual puedan mostrarse para alcanzar mayor visibilidad y presencia en la sociedad.